Crónica Preinfantil “A” en Torneo Pablo Barbadillo 3 Cantos

Era la primera vez que el Alcorcón Basket era invitado a participar en este torneo, considerado unánimemente como un verdadero campeonato de España de clubes de la categoría preinfantil, consecuencia del enorme nivel de los equipos que un año tras otro han ido integrando su plantel de participantes tanto en la denominación actual de Memorial Pablo Barbadillo como ya en el antiguo Escobasquet.

Por tanto, y aunque el objetivo no podía ser otro que disfrutar de este regalo que nos había conseguido el Club, no por ello podíamos olvidar que debíamos corresponder a esa confianza y representar dignamente al Alcorcón Basket. Aunque el reto que se planteaba, por tanto, era mayúsculo, se trataba que los chicos se evadiesen de esa presión y se dedicasen a lo importante: a jugar y divertirse en la pista.

1º DIA

Nos encuadraron dentro de un complicado grupo C (aunque, por lo ya dicho, no había grupo fácil), junto a uno de los favoritos, Fuenlabrada, y dos de los equipos que en la pasada edición jugaron el partido por el 5 º puesto, los extremeños del San Antonio Cáceres y los vascos del Easo SBT.

Tocó abrir el torneo contra el Easo, resultando un partido más asequible de lo esperado, e imponiéndonos finalmente por un plácido 60-24. A resaltar del equipo lo que sería una constante durante el torneo: un juego coral donde cada uno de los chicos supo desempeñar el papel que le exigía el entrenador, ya fuese para liderar el ataque, para apretar en defensa o para cargar el rebote. El buen ambiente tanto en la pista como en la grada ayudó a que nos llevásemos un grato recuerdo del partido.

El segundo encuentro de esa jornada vespertina nos llevaba a enfrentarnos contra Fuenlabrada, muy probablemente el mejor conjunto de la categoría a día de hoy en la comunidad de Madrid. En lo que constituyó una agradable sorpresa, comprobamos que éramos capaces de competir (de hecho, el resultado al descanso arrojaba un empate a 17), aunque el partido se nos hiciese finalmente demasiado largo y los fuenlabreños aprovechasen la lógica aparición de imprecisiones tanto en ataque como en defensa para imponerse comodamente. En todo caso, resulta muy alentador corroborar nuestro avance, sobre todo si echamos la vista atrás y recordamos nuestros últimos enfrentamientos hace dos temporadas, cuando su superioridad era avasalladora. Los sueños se van haciendo realidad…

2º DÍA

Con el objetivo de la clasificación para la segunda fase ya cumplido, el partido restante contra San Antonio resultaba intrascendente; es más, de perder, nuestro siguiente rival sería la selección FBM lo cual constituía un aliciente para el equipo, ya que nos enfrentaríamos a todo un combinado de lo más selecto de Madrid. Se notó en la cancha esa falta de concentración e intensidad, no compitiendo en ningún momento. Lo que no sabíamos entonces es que tendríamos la oportunidad de demostrar nuestro verdadero nivel solo 24 horas después contra el mismo rival…

Acabada la primera fase, se confirmó el pronóstico y el cruce de octavos era contra el combinado FBM. Nuestro oponente, hasta ese momento imbatido en el torneo, contaba en sus filas con los mejores jugadores madrileños disponibles de la categoría, sabiendo además que con algunos de ellos nos habríamos de encontrar en los partidos finales de la Liga Madrileña, por lo que el encuentro revestía un especial significado. Y nuestros chicos supieron salir enchufados desde el principio, manteniendo siempre pequeñas, pero constantes, diferencias favorables en el marcador, aunque el achuchón final de la selección FBM nos llevó al último cuarto prácticamente igualados.

Ahí se certificó otra de las cualidades mostradas durante todo el fin de semana: el jugador que tenía que liderar el equipo nunca se encontraba solo, cuando no eran unos, eran otros los que ayudaban a machacar al rival, sea desde el perímetro o al rebote, cuando no con certeros contraataques. Al final: 50-46, con el pase a cuartos de regalo.

El último partido del día era contra Unicaja, otra cantera de equipo ACB. La inferioridad física con la que, por sistema, afrontábamos todos los partidos, en este caso se evidenció de forma exponencial y el hecho que se disputase en un campo diminuto no hizo sino acrecentarla. Aun así, en una nueva muestra de creciente madurez, el equipo afrontó el partido con descaro, lanzando a aro con criterio –excelente el porcentaje de triples en el primer cuarto- y no renunciando nunca a correr y penetrar aunque se nos hiciese de noche en el intento. El resultado: un digno 73-46, distribuyendo minutos entre los chicos.

3º DÍA

Como comentábamos más arriba, el calendario quiso que jugásemos el partido por el 5º puesto repitiendo rival: San Antonio de Cáceres. Era una oportunidad para cerrar nuestra participación por todo lo alto y demostrarnos a nosotros mismos que la derrota del día anterior había sido un accidente. Y se consiguió, tras un partido intenso pero bien encarrilado desde el minuto uno; el 48-38 final supuso la victoria de nuestro juego en equipo sobre el planteamiento de adverso, basado absolutamente en el particular sistema de jugar de su jugador determinante (a la postre el máximo anotador del torneo).

En conclusión, nada menos que un quinto puesto, superando a canteras ACB como la de Valencia o Estudiantes, o a equipos madrileños del nivel de Alcobendas, Torrelodones, el anfitrión Tres Cantos o Distrito Olímpico, sin olvidar al propio combinado FBM. Un éxito para el club, al que creemos hemos hecho merecedor de ulteriores invitaciones, y que no hubiera sido posible sin esa unión entre jugadores, técnicos y padres, que se mostró en un juego solidario y sacrificado  -pero no por ello menos brillante- en la pista y un divertido ambiente en la grada..y fuera de ella.